Academia de la Historia de Cuba
Processing...

Academia de la Historia de Cuba

Code: 900-Urrutia-1931

$175.00
Only 1 left in stock, order now before it's sold out for good!
  • This item qualifies for Free US Shipping & Handling!
  • Ships Next Business Day!

Qty

Product Description

•••••
Libro - Book

Dos Tomos.

Obras del Dr. Ignacio Jose de Urrutia y Montoya Introduccion.

Capitulo 1

Motivos de escribir. Arduo es lo que debfa ser fcil, conviene hablarte, lector carfsimo, en libro eterno y con palabras de oro, para comprender las cosas cotidianas y pblicas de la isla Fernandina de Cuba, que todos debemos saber y entender y estando cierto en su sustancia y provecho, dificulta hacerlo el modo y cualidades, viniendo a costar ms el engaste, que la piedra preciosa, aun no castigado el estilo como pide Horacio.

Al emprender la obra del Teatro Hist=rico, Jurfdico, Polftico Militar de la isla Fernandina de Cuba y principalmente de su capital La Habana, mi amada patria, tuve el justo objeto de no enterrar en el sepulcro ,on mi cadver aquellos escasos talentos, que adquirf en la carrera literaria, siendo responsable como el siervo perezoso de los que recibi=. Porque no es justo retener la palabra buena en tiempo oportuno, habiendo nacido no s=lo para nosotros sino tambiTn y mucho ms para nuestra patria. E igualndose las obligaciones del militar y jurisperito, en cuanto poner mano a la espada y pluma siempre que la causa pblica lo pida.

Nacido en La Habana para ella y su Cat=lico Soberano, propendi= la profesi=n de mi seor padre el Dr. D. Bernardo de Urrutia a que siguiese la misma carrera honorffica de la abogacfa. Dej=me en sus principios, y con el mTrito de sus servicios que intent= premiarle la piedad del Rey y por su fallecimiento previno lo fuesen en mf. Con este incitativo concluf las clases y prctica en el Real y Pontificio Seminario de MTjico, y recibido de abogado por su Real Audiencia, me restituf a mi casa en nimo de seguirla.

ComencT a internarme con los autores de la Facultad y a formar por ellos alguna idea de aquella Ciencia limitada en las universidades y colegios a cuatro autores de Derecho Can=nico y Civil, cuyas dificultades satisfacen dos soluciones, tal vez puramente objetivas, y hallT que mirada en los Tribunales se llama arte de artes y ciencia de ciencias como dirigida al gobierno de los hombres, Seores del Universo, poco menos dignos que los Angeles a cuyos pies y para cuyo obsequio se criaron los dems vivientes.

La lectura de D. Gabriel Alvarez de Velasco con su obra Judex perfectus y las Epfstolas de D. Juan Yez Parladorio a sus hijos me pusieron a los ojos las dificultades prcticas, y dems de otros, la Balanza de Astrea del sapientfsimo maestro Fray Benito Feijoo con algunas observaciones, mas entre su especulativa y nuestra prctica me concluyeron la necesidad intrfnseca y general de una incesante aplicación al desempeo de la carrera emprendida, para poder alcanzar las dos sales de ciencia y conciencia que requiere nuestro Baldo en sus alumnos.